Instagram  Facebook  Twitter  YouTube

Usulután, 23 de abril de 2015. La educación es un derecho de todo niño y joven, hoy en día no basta con aprender a leer y escribir, ya que la tecnología cada vez evoluciona más, y existen dos herramientas indispensables para la formación de un estudiante, una computadora y el idioma inglés, es por ello que a partir de este día más de 200 estudiantes del Centro Escolar Cantón Anchila del municipio de Concepción Batres, en Usulután, cuentan con una nueva “Aula de Tecnología e Inglés”, dotada con un equipo tecnológico, gracias a la alianza entre Banco Agrícola y la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social, FUSADES a través de sus Programas de Fortalecimiento y Acción Social, FORTAS, y Manos Unidas por el Salvador.  

El proyecto consistió en el mejoramiento y equipamiento de un aula para uso tecnológico que ha  beneficiado a 291 estudiantes y a más de 1,400 habitantes del cantón Anchila y comunidades aledañas. La inversión total asciende a más de 19 mil dólares de los cuales Banco Agrícola aportó el 37%, FUSADES el 23%, Municipalidad el 18%, Ministerio de Educación, MINED, 13% y la comunidad 9%, logrando un monto total de $19,984.00. 

Ahora, los niños y niñas tienen un aula donde adquirirán nuevos conocimientos básicos en computación e idioma inglés, lo que facilitará su aprendizaje y competencias al recibir una educación integral. 

“Con la construcción de esta obra se están brindando las oportunidades de estudió y de acceso a la tecnología para los niños y niñas de este centro escolar. En FUSADES creemos que la educación es uno de los pilares para el desarrollo de nuestro país y que bueno contar con aliados como Banco Agrícola que se han unido a nosotros a construir miles de sueños para cientos de niños de Concepción Batres”, dijo María Estela Lemus, Ejecutiva de Gestión y Alianzas del Programa FORTAS. 

Banco Agrícola está trabajando por ser una banca diferente, una banca donde el punto central son las personas, esa importancia de crear y mantener cercanía con las comunidades, pero también una banca inclusiva, es por ello que en los proyectos de educación que ejecuta involucra a otros actores, y en esta ocasión Banco Agrícola se une con FUSADES, la municipalidad, y la misma comunidad, con el propósito de mejorar la calidad del aprendizaje desde la escuela.